Promo banner TVSC

¡Basta ya!

aldo-ciprian-model-opinio
Este mes de octubre, Cs Sant Cugat ha presentado en el pleno del ayuntamiento de Sant Cugat una moción para pedir la condena de la violencia y el terrorismo en democracia.

Aunque se redactó hace unas semanas a raíz de las acciones derivadas de las investigaciones centradas en las acciones violentas que presuntamente estarían preparando una serie de personas relacionadas con el mundo radical independentista y los denominados CDR (Comités de Defensa de la República), esta moción y la esencia de su contenido adquieren aun más necesidad ante los graves actos de violencia que han acontecido en los últimos días en varias ciudades catalanas.

Nuestro objetivo como representantes públicos es el de defender a todos aquellos catalanes que se sienten amenazados frente a los que con sus actitudes y hechos alientan y aplauden a los actos violentos, alientan y aplauden a los que organizan o realizan graves actos vandálicos y de aquellos que utilizan las instituciones democráticas de todos los catalanes para prender la mecha: Parlament de Cataluña, Diputaciones Provinciales, Consejos Comarcales y Ayuntamientos. Resoluciones expresamente declaradas ilegales por el Tribunal Constitucional y mociones que superan con creces las competencias de estos organismos y que atentan directamente contra el Estado de Derecho y la democracia.

Como representantes de la sociedad, escogidos democráticamente a través de las urnas, tenemos que estar del lado de aquellos que defienden sus derechos y libertades frente a aquellos que pretenden imponer su modelo de sociedad por la fuerza y de forma totalitaria.

Muchos de estos actos antidemocráticos realizados desde las propias instituciones son una consecuencia de la realización y formalización de una serie de pactos de gobierno entre algunas formaciones políticas presuntamente constitucionalistas con los partidos independentistas, consecuencia del resultado de las últimas elecciones municipales. Sant Cugat es un claro ejemplo de estos pactos contra natura.

Ante esta situación, nuestra formación declara que la violencia y el terrorismo nunca son métodos en democracia para alcanzar objetivos políticos y proclama que el deber de todos los demócratas es el de condenar su uso, con independencia de las circunstancias, y condenamos la irresponsable actitud de algunos políticos que persisten en buscar la división, la radicalización y el cuestionamiento de las instituciones del Estado y de la vigencia del Estado democrático de Derecho.

Ante el radicalismo independentista que quema mobiliario público, incendia las calles y destrozan todo lo que tienen por delante, Cs Sant Cugat dice ¡Basta ya!

Ante el vandalismo institucionalizado: justicia y convivencia.

Deixa un comentari