Promo banner TVSC

Divorcios y separaciones: cómo afecta la crisis del covid-19 a las relaciones paternofiliales


Desde que el pasado 14 de marzo se publicó el Real Decreto 463/20 que declaraba el estado de alarma en España, las dudas y consultas sobre el ejercicio de la parentalidad en casos de divorcios y separaciones ha sido constante.

El RD prevé que uno de los motivos para salir a la calle es acompañar a menores.

Muchos progenitores, ante la duda, han optado por no continuar con los intercambios de menores, para protegerlos y exponerlos lo mínimo posible al exterior.

Protección Civil informó a través de las redes sociales el 15 de marzo que las medidas decretadas para frenar la pandemia del COVID-19 permiten a los padres separados con custodia compartida circular para recoger o dejar los menores a su cargo.

Pero ¿qué se nos dice o recomienda desde los estamentos judiciales?

Los Juzgados de Familia de Barcelona adoptaron el 18 de marzo un acuerdo de unificación de criterios, en el cual “salvo supuestos excepcionales justificados documentalmente, el sistema de responsabilidad parental deberá ser ejercido por el progenitor custodio (en supuestos de custodia exclusiva) o por el progenitor que ostenta la guarda en este momento (en supuestos de custodia compartida)”.

Sin embargo, en Girona, por ejemplo, o en Terrassa o Granollers, se ha acordado que las guardas compartidas se sigan ejerciendo como se establece en las correspondientes sentencias, y que las visitas de fines de semana (en caso de guardas exclusivas) se sigan manteniendo.

Posteriormente, el 20 de marzo, la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial acordó que corresponde al juez la decisión pertinente acerca de la suspensión, alteración o modulación del régimen de custodia, visitas y estancias acordado en los procedimientos de familia.

El 20 de marzo, en rueda de prensa el Ministro de Justicia del Gobierno español, preguntado sobre esta cuestión contestó que “tendrán que seguir cumpliéndose los acuerdos establecidos en medidas cautelares o en sentencia definitiva sobre la tenencia de los progenitores.”

El 22 de marzo, la Unidad de Violencia sobre la Mujer de la Fiscalía General del Estado publicó una Nota de Servicio en la que establece que el desplazamiento de los progenitores para proceder a la entrega y recogida de los menores ha de entenderse permitido por el RD.

En resumen, la claridad brilla por su ausencia.

Como siempre, en estos temas hay que considerar las circunstancias específicas de cada caso y decidir en consecuencia.

Mi recomendación es:

  1. Intentar llegar a acuerdos temporales entre los progenitores y plasmarlos por escrito.
  2. Si no hay acuerdo, teniendo en cuenta la diversidad de criterios, acudir al abogado y dejar que éste llegue a acuerdo con el abogado de la otra parte.
  3. Si no hay posibilidad de acuerdo ni siquiera entre abogados, dejarse asesorar por el abogado sobre la posibilidad de someter la controversia a la decisión de un juez (puesto que éste es uno de los escasos procedimientos que sí pueden ser sometidos a los jueces en tiempos de estado de alarma).

Deixa un comentari