Promo banner TVSC

Aldo Ciprián

Ciutadans

  • “Impuesto Metropolitano” El pasado mes de enero del 2019 Sant Cugat entró en la Zona 1 de transporte metropolitano. Esta había sido siempre una reivindicación histórica de todos los gobiernos de la ciudad y de la oposición. En el 2017, bajo el bipartito PDECAT + PSC, se volvió a retomar la propuesta y echó a andar en la AMB (Área Metropolitana de Barcelona) con el beneplácito inicial del equipo de gobierno de Sra. CONESA, y el apoyo de lo votos de PSC, ERC y COMUNS que gobernaban la AMB. Todo a espaldas del plenario municipal. A partir de ese momento, Sant Cugat tenía que pagar una cuota de 7 M de € al año (posteriormente reducidos a 4,2 M de €) en un nuevo impuesto metropolitano que iba a ligarse al valor catastral de las viviendas y que no definía, en ningún momento, los beneficios sociales que conllevaba la incorporación al selecto club de la Zona 1. El impuesto metropolitano ha empezado a llegar este mes de octubre a nuestras casas y comercios significando un desequilibrio importante en la complicada economía de los particulares y negocios. Un inciso, Cs Sant Cugat siempre votamos en contra del acuerdo cuando la “letra pequeña” del contrato iba a significar una aportación de 7 millones de euros cada año. ¿Alguien en su sano juicio, tratándose de su dinero, habría votado diferente?

  • ¡Basta ya! Este mes de octubre, Cs Sant Cugat ha presentado en el pleno del ayuntamiento de Sant Cugat una moción para pedir la condena de la violencia y el terrorismo en democracia. Aunque se redactó hace unas semanas a raíz de las acciones derivadas de las investigaciones centradas en las acciones violentas que presuntamente estarían preparando una serie de personas relacionadas con el mundo radical independentista y los denominados CDR (Comités de Defensa de la República), esta moción y la esencia de su contenido adquieren aun más necesidad ante los graves actos de violencia que han acontecido en los últimos días en varias ciudades catalanas. Nuestro objetivo como representantes públicos es el de defender a todos aquellos catalanes que se sienten amenazados frente a los que con sus actitudes y hechos alientan y aplauden a los actos violentos, alientan y aplauden a los que organizan o realizan graves actos vandálicos y de aquellos que utilizan las instituciones democráticas de todos los catalanes para prender la mecha: Parlament de Cataluña, Diputaciones Provinciales, Consejos Comarcales y Ayuntamientos. Resoluciones expresamente declaradas ilegales por el Tribunal Constitucional y mociones que superan con creces las competencias de estos organismos y que atentan directamente contra el Estado de Derecho y la democracia. Como representantes de la sociedad, escogidos democráticamente a través de las urnas, tenemos que estar del lado de aquellos que defienden sus derechos y libertades frente a aquellos que pretenden imponer su modelo de sociedad por la fuerza y de forma totalitaria. Muchos de estos actos antidemocráticos realizados desde las propias instituciones son una consecuencia de la realización y formalización de una serie de pactos de gobierno entre algunas formaciones políticas presuntamente constitucionalistas con los partidos independentistas, consecuencia del resultado de las últimas elecciones municipales. Sant Cugat es un claro ejemplo de estos pactos contra natura. Ante esta situación, nuestra formación declara que la violencia y el terrorismo nunca son métodos en democracia para alcanzar objetivos políticos y proclama que el deber de todos los demócratas es el de condenar su uso, con independencia de las circunstancias, y condenamos la irresponsable actitud de algunos políticos que persisten en buscar la división, la radicalización y el cuestionamiento de las instituciones del Estado y de la vigencia del Estado democrático de Derecho. Ante el radicalismo independentista que quema mobiliario público, incendia las calles y destrozan todo lo que tienen por delante, Cs Sant Cugat dice ¡Basta ya! Ante el vandalismo institucionalizado: justicia y convivencia.

  • Cuando se publique este artículo de opinión habrán pasado 100 días desde las elecciones municipales que auparon al tripartito ERC-PSC-CUP al gobierno de la ciudad.

  • Al 2015 es van presentar com Convergència i Unió i al 2019 ho fan com Junts Per Sant Cugat. Encara que els noms no s’assemblin gaire els programes sí semblaran germans bessons perquè pràcticament res del que varen prometre ho han dut a terme.

  • Hace dos años y medio se aprobó la creación y la designación de un director de Ámbito de Seguridad Ciudadana cuya candidatura fue respaldada por nuestro grupo en julio del 2016. Sin embargo, actualmente, los datos de robos y asaltos a hogares son escandalosos y de nada sirve un puesto que nos cuenta 70.700 euros anuales que no ha dado ningún resultado.